Por - - 0 Comentarios

Columna de Opinión : Patricio Urquieta Gobernador Provincia de Huasco

Una de las primeras prioridades del Presidente Piñera es devolverles a las personas su derecho a vivir en paz y tranquilidad.  Por eso, desde el primer día de mandato, trabajó por un gran acuerdo nacional por la seguridad pública, formando una comisión de expertos que, luego de meses de trabajo, propuso 150 medidas para prevenir y combatir la delincuencia.  Además, el Presidente Piñera impulsó los cambios en el alto mando de Carabineros, los operativos policiales preventivos, el sistema táctico de operación policial, el aumento de Carabineros en las calles, el plan especial frontera norte segura y una nueva política de migración, con el plan de regularización – ordenando la casa –, el de retorno humanitario para inmigrantes que vinieron engañados, y el que facilita el retorno a Chile de nuestros compatriotas.

Luego, en el ámbito legislativo, el Presidente Piñera envió al Congreso los proyectos de ley de conductas antisociales, antiportonazos, de responsabilidad penal adolescente; el que modifica la ley de migraciones, y de ciberseguridad; y con motivo del gran acuerdo nacional, envió el de modernización de las policías, el que fortalece el control de armas, el que modifica el sistema de inteligencia, y el que incorpora a los Municipios a la labor preventiva, y también aumentó el presupuesto para contar con más Carabineros en las calles.

Fruto de todo ese esfuerzo, según el informe de paz ciudadana, durante el año 2018 hubo menos hogares que fueron víctimas de un delito, el temor de la gente bajó a un nivel histórico desde que existe el registro, y aumentó el número de denuncias, revelando así que el nivel de confianza está mejorando.

Son buenas noticias, y sin duda, no son suficientes, pero es bueno saber que, por fin, después de mucho tiempo en que la victimización y el temor crecían, este año 2018 – luego de 8 meses de Gobierno – están empezando a bajar, y esperamos que sea aún más.

El crimen y el delito han existido siempre, y probablemente nunca los vamos a poder derrotar del todo, pero eso no es una excusa para permitir que vaya creciendo, como ha ocurrido en tantos países de América Latina.  Por eso, el compromiso del Gobierno del Presidente Piñera con el orden público, con la seguridad ciudadana, con el respeto al Estado de Derecho, con la paz, la seguridad y la tranquilidad de nuestros compatriotas es total y absoluto, porque así les estamos dando realmente posibilidades de una vida más libre, una vida más plena y una vida más feliz.