Por - - 0 Comentarios

Enero, 14 de 2019.-

Columna de Opinión: Patricio Urquieta Gobernadior Provincia de Huasco

La Ley de Inclusión que se aprobó en el Gobierno anterior, no fue una buena ley: primero, porque restringe la libertad y el derecho preferente de los padres a elegir la educación de sus hijos; segundo, porque restringe o incluso prohíbe a los padres poder voluntariamente aportar a mejorar la calidad de la educación de sus hijos; tercero, porque restringe la libertad de enseñanza, la libertad de una comunidad escolar municipal o particular subvencionada de poder desarrollar su proyecto educativo.

La educación es un tema público. Es distinto lo público y lo estatal. Lo público nos interesa a todos, y lo estatal, al Estado. Y la educación tiene que convocar los esfuerzos del sector público y la sociedad civil para mejorar la calidad y la cobertura de la educación de todos nuestros niños.

Por eso, el Presidente Piñera firmó el Proyecto de Ley que perfecciona el Sistema de Admisión Escolar (SAE), que es parte de un programa de Gobierno que busca fortalecer el derecho preferente de los padres a elegir la educación de sus hijos; devolver a los padres su derecho a libre y voluntariamente poder aportar a la educación de sus hijos; establecer criterios de selección que no oculten ni ignoren el mérito, el esfuerzo, elementos tan importantes en la vida de una sociedad y de una persona; y valorar la libertad y el esfuerzo de la comunidad educativa para crear proyectos educativos de excelencia.

Este proyecto de ley también busca corregir una injusticia, porque solamente había derecho preferente acceder a un establecimiento educacional a los hermanos sanguíneos, pero hay muchos hogares con niños que sin tener un lazo sanguíneo, viven en un mismo hogar y son tan hermanos como los sanguíneos.

Además, este proyecto de ley busca permitir que los establecimientos educacionales que tengan proyectos educativos especiales, puedan tener una opción preferente. Por ejemplo, si un proyecto educacional tiene una opción preferente por los niños más vulnerables, ¿por qué prohibir a ese proyecto educacional poder seleccionar a todos esos niños con ese criterio de vulnerabilidad e ir a aportar donde más se necesita?

Con este proyecto, el Presidente Piñera está contribuyendo a una sociedad con mejor calidad de educación, con mayor igualdad de oportunidades, y a una sociedad que sepa valorar el esfuerzo y reconocer y premiar el mérito.