Por - - 0 Comentarios

En un hecho sin precedentes, el Ministerio de Bienes Nacionales devolverá por primera vez excedentes de dinero a las familias que tramitaron sus títulos de dominio en la Región de Atacama, durante los últimos dos años. De este modo, la región queda situada como la cuarta a nivel nacional con mayor devolución de capital.

A nivel nacional, la suma asciende a $125 millones y serán 707 las familias beneficiadas, recibiendo cada familia $178.091. En Atacama, los beneficiarios corresponden a 51 personas, quienes recibirán un monto promedio de $300.515, muy por sobre la media del país. “Como Ministerio hemos estado en todo Chile realizando entregas de títulos de dominio, porque sabemos lo importante que es. No se trata de entregar una carpeta o una serie de documentos. Es entregar seguridad. Y si además, en el trámite quedan excedentes de dinero, como los que estamos entregando en la Región de Atacama, nosotros felices de poder beneficiar a cada persona”, dijo el ministro Felipe Ward.

Luego de realizar una auditoría al rezago de 58.000 tramitaciones por saneamiento de la pequeña propiedad raíz recibido en marzo de este año, y junto con revisar los procesos administrativos y financieros, el ministerio descubrió que una gran cantidad de trámites tenían dineros excedentes que no habían sido devueltos a las familias que habían tramitado sus títulos de dominio en los últimos dos años. “Nuestros beneficiarios de Atacama, a quienes ya se les envió una carta para informarles acerca de la modalidad de su pago, tendrán sus excedentes depositados vía Cuenta Rut, o en su defecto, podrán retirar el dinero personalmente en cualquier caja o sucursal de Banco Estado o Servi Estado presentando su cédula nacional de identidad”, aseguró el Ministro Ward.

El trámite de regularización tiene un costo de entre $235.683 y $841.900, dependiendo de si el inmueble a regularizar es rural o urbano, si su extensión es mayor a 70 hectáreas, y si es de difícil acceso. El costo cubre las publicaciones en los diarios, mensuras de los inmuebles e inscripción en el Conservador de Bienes Raíces.