Por - - 0 Comentarios

Alianza entre el Consejo de la Cultura y Coanil Vallenar impartió esta actividad con cerca de 80 estudiantes de 5 a 26 años.

Con 5 sesiones, encabezadas por las representantes Colla Ximena Miranda e Ivonne Díaz, un importante grupo de estudiantes de la comuna de Vallenar pudo descubrir la magia de la alfarería ancestral y los sabores locales del patrimonio culinario de la región de Atacama.

Se trató de un trabajo en conjunto entre el Consejo de la Cultura y las Artes de Atacama y Coanil dentro del Programa Portadores de Tradición, encargado de transmitir a nuevas generaciones las técnicas y oficios que marcaron la vida de los primeros habitantes de la región.

Los 80 estudiantes que asisten al Centro Educacional El Olivillo descubrieron semanalmente los secretos de la alfarería y la gastronomía en sesiones de casi 2 horas, siempre de manera práctica. Ruth Guerrero, Encargada de Patrimonio del CRCA, explica que “hubo mucho trabajo táctil y de desarrollo cognitivo a través de esos talleres, que generaron una participación muy activa de su parte, trabajando también con sus sentidos a través del tacto, el gusto, el olfato y la visión, mediante documentales de la recolección de materias primas de la cocina patrimonial”.

Catisis Lobos, Directora del Consejo de la Cultura de Atacama, comenta que “conocer el patrimonio es un derecho de todas y todos, por eso como Consejo damos cumplimiento al mandato presidencial de visibilizar el trabajo patrimonial que hacen los pueblos originarios, apoyamos su difusión y salvaguarda, entendiendo que le da identidad a la región”. Además, agrega que “agradecemos que haya sido durante el Gobierno de la Presidenta Bachelet que el Patrimonio y las culturas se fortalecieron y se convirtieron en pilares del futuro Ministerio, tras un importante trabajo en conjunto y que queremos que se mantenga en el tiempo”.

Katy Vega, Directora del Centro Educativo El Olivillo, cuenta que “como unidad educativa estamos muy agradecidos del proyecto otorgado por el Consejo de la Cultura y las Artes, debido a que nuestros estudiantes conocieron sobre las raíces de los pueblos originarios de la región, promoviendo en ellos el interés por la preservación de su cultura y costumbres”.

Se espera retomar este tipo de iniciativas con El Olivillo para presentar a la comunidad el trabajo realizado en cada sesión.