Por - - 0 Comentarios

Un pequeño grupo de anónimos vallenarinos de corazón, impulsaron una loable iniciativa cultural y humanitaria que debe ser destacada y conocida por la comunidad del valle del Huasco.

A través de un trabajo, diversos gestores culturales inmortalizaron la figura de Benjamín Herrera Campillay, más conocido como “El Gigante de Pinte”, en el cementerio de Vallenar, en el lugar donde precisamente está ubicada su tumba.

Con su espigada altura fue y sigue siendo un personaje mítico del  valle, el que falleció a temprana edad producto de las complicaciones de su acromegalia en el siglo pasado.

PROYECTO

Para conseguir el objetivo se tuvo como base, la única fotografía existente de tan connotado habitante del Huasco, con la cual se construyó en fierro una estatua laminada a tamaño real que ilustra la figura enjuta y a la vez imponente y majestuosa de Herrera. La figura del gigante, está pintada en claro oscuro, destacando su cara de niño de campo, su ropita hechiza, sus ojotas y su sombrero de paja; detalles que le proporcionaron lo autóctono y la magia que lo convirtió en un ser especial en vida. Le acompaña además una lápida alusiva que está en el piso.

Fueron varios artistas locales, quienes apoyaron esta idea destacando a Luis Carmona, Cristian Fernández, Eugenio Caballero, quienes apoyaron esta iniciativa.

Cabe destacar, que la actividad se realizó en el marco del aniversario 184 de obtención de título de ciudad de Vallenar.