Por - - 0 Comentarios

Con la participación de académicos extranjeros se realizó la 1º Conferencia Nacional IGIP Sección Chile, con el objetivo de apuntar a la internacionalización y mejorar la calidad formativa de los estudiantes en universidades chilenas.

Surgida desde el Nodo de Formación de la MacroFacultad de Ingeniería, se realizó en el Campus Santiago de la Universidad de Talca, la “1º Conferencia Nacional IGIP Sección Chile: Educación en Ingeniería para el Siglo XXI”, iniciativa que ejecutan en conjunto las universidades de Dresden (Alemania), de Talca, de Magallanes y Autónoma de Chile.
 
Esta actividad se efectuó en el marco del proyecto “Pedagogía en Ingeniería”, impulsado desde la MacroFacultad, que busca diseñar una oferta de capacitación sistemática en pedagogía y didáctica universitaria, dirigida a docentes del área con el objetivo de mejorar la calidad en temas de formación estudiantil.
 
Al respecto, el director del Nodo de Formación UTalca, Paul Fuentes, explicó que, “Esta actividad está considerada dentro del proyecto MacroFacultad, vinculándose con los objetivos del Hub de Formación presentando una gran ventaja porque estamos apuntando a la internacionalización de las actividades y a trabajar sobre estándares internacionales para mejorar en la formación de ingenieros con competencias globales”.
 
Uno de los participantes en la jornada fue el Dr. Hanno Hortsch de TU Dresden, quien conversó sobre el rol, misión y trabajo que la Sociedad Internacional de Pedagogía IGIP realiza entorno a la educación en ingeniería en instituciones chilenas de educación.
 
“Nosotros, como universidad alemana, tenemos el objetivo de internacionalizar nuestros programas, pero además hemos descubierto que hay un contexto favorable para esto que es Ingeniería 2030 en el que participan universidades importantes de Chile, y que se encuentra en el contexto de avanzar en la formación de ingenieros con competencias globales, entonces para nosotros es muy atractiva esta iniciativa que está alineada con proyectos y visiones que tenemos en TU Dresden, dado el enfoque internacional”, comentó el Dr. Hortsch.
 
Desafíos 
 
Entre los principales desafíos que se abordaron en la conferencia, desatacó la necesidad de que las casas de estudio que están insertas en este proyecto, alcancen niveles internacionales en materias de formación, además de fomentar la innovación, el emprendimiento, el desarrollo, la transferencia tecnológica y la sustentabilidad.
 
En este contexto, René Villegas, coordinador del Programa Ingeniería 2030 de Corfo, destacó que, “Se detecta una brecha de al menos 4.000 puestos de trabajo en diferentes áreas disciplina de la ingeniería, que no están siendo cubiertos, razón por la que existe una brecha y también un desafío en la formación de ingenieros, principalmente en el área de transformación digital, por lo tanto, al contar con este programa, se está generando una red de trabajo con enfoque internacional, que es un aspecto sumamente relevante para el desarrollo del programa Ingeniería 2030”.
 
Otras áreas relevantes para formar ingenieros con competencias globales, están enfocadas en la Habilitación Docente, área que se impulsa en la MacroFacultad en la Universidad de Talca desde la implementación del Diplomado de Educación Basado en Competencias, además de la incorporación de nuevos programas académicos para la investigación aplicada.
 
Para el coordinador de proyectos DAD de la TU Dresden en Chile, Dr. Diego Gormaz, “Existen grandes desafíos respecto a la formación de ingenieros en nuestro país. Hemos observado que hay mucho que avanzar, por eso tenemos este programa enfocado a la formación de académicos que no existe en el contexto latinoamericano y que esperamos establecer con la participación y colaboración de universidades chilenas asociadas a este proyecto”.
 
Cabe destacar que la Sociedad Internacional de Pedagogía, IGIP, consiste en un grupo de entidades públicas, privadas y académicas, que reflexionan sobre el impacto que tiene la educación en ingeniería en la economía, siendo los ingenieros actores clave para el desarrollo productivo de un país, transformándose esta entidad en un articulador que establece tendencias y líneas que son acordadas con actores globales.