Por - - 0 Comentarios

Las cifras reveladas en el estudio se consideran el “escenario mínimo” en el impacto que provoca el consumo abusivo de bebidas alcohólicas pues se hizo un cálculo conservador de los problemas asociados a esa conducta.

Los estudios en Población General y Escolar del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) han evidenciado que el consumo de alcohol está normalizado en el país y que los episodios de embriaguez entre quienes declaran haber bebido durante el último mes, adultas y jóvenes, está por sobre el 50%.

En razón de esto es que SENDA plantea la necesidad de cuantificar los costos para el país y para cada uno de los chilenos del consumo abusivo de alcohol. Así nace este estudio realizado entre los años 2017 y 2018 por la Universidad Católica en colaboración con la Universidad Adolfo Ibáñez que contó también con el apoyo de instituciones internacionales: la OMS, el Centro para las Adicciones y Salud Mental de Canadá (CAMH), la Sociedad Americana del Cáncer y la Universidad de Illinois en Chicago.

Entre los datos más relevantes se observa que en 2014, 37 personas fallecieron diariamente por causas relacionadas al consumo abusivo de alcohol en el país, es decir, un 13% de las muertes registradas ese año. Una década antes de que se realizara este estudio el número de muertes asociadas al alcohol llegaba al 10%.

El estudio también muestra que el costo asociado al consumo riesgoso de alcohol, si se consideran aspectos de salud, productividad laboral, crimen y violencia, entre otros, es de 1.5 billones de pesos anuales.

La directora de Senda Atacama, Silvia Jorquera Álvarez, destacó lo importante que es el contar con este tipo de análisis actualizado, señalando que “este estudio es una clara radiografía de lo que está ocurriendo en nuestro país con el consumo abusivo de alcohol y los costos asociados, no solo desde lo económico sino que también, desde el punto de vista social que éste tiene”.

“Este estudio es un sólido diagnóstico que nos ayuda a establecer un diálogo basado en la evidencia y que sin duda, nos permitirá tomar decisiones como gobierno y sociedad, buscando siempre el bienestar de todos”, agregó la directora regional.

Los investigadores, advierten que el estudio se realizó con estimaciones muy conservadoras en todos los ámbitos, pues no estuvo disponible la información para todas las dimensiones teóricas de costos incluidas en estudios internacionales, por lo que piden considerar esto como un “escenario mínimo”. Este estudio se realizó con los últimos datos disponibles tanto de organismos públicos como privados.