Por - - 0 Comentarios

Dos queridos funcionarios de la Municipalidad de Freirina se acogieron a retiro, tras largos años de servicio. Se trata de la señora Irene Araya Ávalos con 41 años de servicio y don Amaro Daher Callejas quien se jubiló tras servir 49 años de manera ininterrumpida.

Ambos funcionarios fueron homenajeados en dos oportunidades esta semana, luego que la Asociación de funcionarios y funcionarias municipales de Freirina les brindara un acto de reconocimiento a su dilatada trayectoria.

En la oportunidad, la presidenta de la asociación, Marcela González, señaló que “es difícil despedir a dos grandes funcionarios municipales, con una trayectoria en el Municipio ejemplar. Nos quedamos con sus grandes enseñanzas que nos dejan como servidores públicos. Desearles que disfruten el tiempo con sus familias y que las puertas de la Municipalidad estarán siempre abiertas para recibirlos cuando nos necesiten”, comentó.

Por su parte el Alcalde Cesar Orellana manifestó que “sólo tengo palabras de gratitud para ambos funcionarios, ahora es tiempo de disfrutar de su merecido descanso, con sus familias y que mejor que en una sesión del Concejo Municipal, quede en acta que un día como hoy se acogieron a retiro dos grandes funcionarios de esta Municipalidad. De verdad es que son sentimientos encontrados: por un lado la nostalgia de su despedida, pero por otra parte  la alegría de ver como sus mismos compañeros y compañeras reconocen sus virtudes”.

TRAYECTORIA

Irene Araya Ávalos, ingresó a la Municipalidad de Freirina en 1980 y se desempeñó en varios departamentos de la casa edilicia, entre ellos como Encargada de Adquisiciones y parte del Juzgado de Policía Local, entre otras funciones. Hoy tras su retiro, a sus 66 años agradeció su paso por el Municipio, que de alguna manera se transformó en su “segundo hogar”.

En tanto don Amaro Daher, llegó al edificio consistorial en el año 1972 y desde esa fecha cumplió labores de conductor municipal, primero en el camión que repartía el agua hacia los sectores más apartados de Freirina y luego en la última etapa de su desempeño laboral como chofer de la alcaldía. Amaro, recordó con nostalgia su paso por el Municipio y se despidió con la alegría y sencillez que siempre lo ha caracterizado.