Por - - 0 Comentarios

  • Ya se cursó notificación de retiro de las personas, tras certificarse que estaban al interior de esta área silvestre protegida del Estado.

La detección de actividad minera en el Parque Nacional Llanos de Challe y la notificación de retiro de las personas formalizó la Corporación Nacional Forestal (CONAF), al certificar en terreno acciones de extracción.

Esta actividad ilícita fue detectada por guardaparques, quienes cuando estaban el pasado 14 de junio en un patrullaje por el cerro Tinaja observaron un campamento de pequeña minería, asociado a la extracción de oro, en el sector de Minilla del Parque Nacional Llanos de Challe.

Luego de este avistamiento, la Corporación Nacional Forestal (CONAF), organismo que administra las áreas silvestres protegidas del Estado, concretó una visita de inspección, con participación de personal técnico, confirmando las actividades mineras y daños en el lugar. Tras esto, se debió precisar si la zona estaba dentro o fuera del área protegida, lo que después de un estudio de los mapas y límites establecidos, se certificó que estaba al interior.

Tal como lo informó el director regional de CONAF Atacama, Héctor Soto, el “23 de agosto se hizo entrega en el lugar del acta de notificación de la Resolución Exenta Nº 227 de CONAF, donde se solicita el retiro del lugar, tanto del mismo campamento como de la maquinaria, a más tardar el 31 de agosto”, a lo cual se comprometió el grupo de personas.

Este campamento minero de 12 personas se encuentra ubicado al interior del parque nacional, conforme a las coordenadas pertinentes y refrendadas en el plan de manejo de esta área protegida, y donde se constató la extracción en la quebrada del sector Minilla.

Al respecto el secretario regional ministerial de Agricultura, Patricio Araya Vargas señaló que “toda actividad productiva al interior de un Área Silvestre Protegida está regulada por el artículo 10 letra p de la ley 19300, por lo que hacemos el llamado a que se respete la legislación vigente”.

Durante la visita inspectiva, los profesionales de CONAF comprobaron en terreno la erosión producida a lo largo de la quebrada, sobre una distancia de 932 metros, y cuyos impactos ambientales de la extracción ilegal están asociados directamente a la remoción del sustrato de la quebrada en una zona de uso intangible del parque.

En un primer análisis, los impactos por remoción de sustrato tienen relación con la pérdida de suelo, activación de procesos erosivos o erosión de suelo, compactación del suelo y deterioro de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo.

Finalmente, también se registró la remoción de tierra, lo que afectó a la especieEulychnia acida (copao). En el caso de la fauna, la presencia humana en el sector provoca el desplazamiento de especies, como el guanaco, generando con ello modificación o pérdida de hábitat. Lo mismo puede suceder con otros mamíferos, como el zorro o felinos.